lunes, 27 de julio de 2009

La tos en los conciertos


Desde siempre me ha intrigado la génesis de la tos en los conciertos de música clásica. Por qué en el momento mismo de comenzar los músicos a tocar, los cantantes a entonar o el director de orquesta a dar la entrada, surge alguna tos que ya no se acalla, que incluso incita a otras toses a mezclarse con las armónicas sonoridades hasta quebrantarlas. A veces una tímida tos marca la pauta y otras, más o menos discretas, se le unen como por contagio. No pocas veces toses en verdad estrepitosas surgen extremadamente molestas y alarmantes, haciendo pensar en fumadores empedernidos, acatarrados severos, bronquíticos crónicos o tuberculosos activos. Si las respiraciones jadeantes ya son bastante molestas, nada peor en un concierto que la expulsión violenta de aire de los pulmones por la contracción espasmódica de los músculos torácicos.

¿Y si no se debieran a ninguna irritación tabáquica, ni a patología broncopulmonar o de las vías respiratorias altas? No es posible que acudan a las salas de conciertos tantos adictos a la nicotina con carraspera y afectados por enfermedades respiratorias. Pudiera ser que el aire enrarecido irritase las mucosas de los oyentes; no así la de los intérpretes, porque entonces se produciría el caos. Tal vez la emoción, la tensión previa a las cautivadoras melodías y a los apasionantes ritmos, desencadenase esos espasmos estruendosos; un exceso de bienestar produciendo inquietud, expresada como tos nerviosa. Quién sabe si diversos conflictos psíquicos se manifestasen en forma de tos irreprimible, incontrolable. Se me daba por pensar si era inevitable tanta tos en los auditorios musicales, cuando por la calle, en el supermercado, en una cafetería llena de humo o, incluso, en las salas de teatro y de cine no se tosía tanto, o yo no tenía esa apreciación.


Hallé un artículo -extraído de un libro- en el que se reflexionaba sobre el ¿por qué tose la gente en los conciertos?, en el que además de especulaciones semejantes a las apuntadas se decía, en broma, de la existencia de una Academia de Tos, dedicada a impartir técnicas de control de los impulsos tusígenos (un nuevo aspecto de la educación musical), así como del proyecto de reparto de pastillas para la garganta y jarabes, a modo de preventivos del carraspeo, a la entrada de las salas de conciertos. Y es que si la medida educativa falla, o no es suficiente, sería bueno disponer estrategias terapéuticas para escuchar en paz, placenteramente, sin que nos perturben los sonidos broncos y disonantes de las poco melódicas toses; podría bastar un simple masaje en el cuello, un caramelo, una cucharada de miel u otro remedio natural. Pues nada mejor para el goce, y la salud del alma, que escuchar los silencios en respetuoso silencio.

4 comentarios:

  1. Hola:

    A mi tambien me ha llamado la atencion este asunto de la tos en los conciertos de musica clasica, y me ha venido a la cabeza algo que podria ser la causa de este mal. Alguna vez perteneci a una orquesta y recuerdo que al momento de afinar los instrumentos de cuerda podiamos saber si el nuestro estaba afinado si una de las cuerdas al aire vibraba sola al ejecutar el concertino en su instrumento la misma nota de nuestra cuerda en cuestion. Las personas que conozcan del tema saben de que hablo.

    No sera entonces que de alguna manera las cuerdas vocales (aunque no son propiamente cuerdas pero igual vibran) sufren una especie de vibracion involuntaria al sonido de los instrumentos en el concierto?. Me gustaria que alguien que maneje este tema me dijera si esto es posible.

    Veronica

    ResponderEliminar
  2. veronicaaa1977@hotmail.com

    ResponderEliminar
  3. No tengo una clara respuesta, Verónica. Sobre el origen de la tos concertística no hallo más causa que las irritativas y psicógenas. Aunque al igual que en el fenómeno que describes durante la afinación de los instrumentos de cuerda, no descarto la provocada por un reflejo que podríamos considerar de “simpatía”, según la quinta acepción del RAE.

    http://www.wordreference.com/es/en/frames.asp?es=simpat%C3%ADa

    ResponderEliminar
  4. No hay nada peor que un concierto de toses. Compruébenlo en este Tos Concert:

    https://www.youtube.com/watch?v=SS1g1l8JIX8

    ResponderEliminar