jueves, 8 de abril de 2010

Diálogos político-sanitarios (3): Burocracia médica


Diálogo entre el Dr. Abré, médico de familia, y el señor Proyectus, teórico del sistema sanitario:

Dr. Abré.- Nunca entenderé porqué se permite semejante gasto de papel, en recetas, partes laborales y trámites burocráticos sin sentido. Y ya no hablo de papeleo desquiciante...

Sr. Proyectus.- Ustedes los médicos de familia siempre quejándose de su función administrativa. Sé bien que están hartos de informes y formularios, pero es lo que hay.

Dr. Abré.- Nos quejamos con razón, pues a pesar de nuestra capacitación se nos considera la ventanilla burocrática del sistema sanitario. ¿Acaso hemos de resignarnos?

Sr. Proyectus.- Bueno, están en primera línea. Deben aguantar duros envites y tragar lo inimaginable, sin dejar de estar prestos para cualquier emergencia. En el fondo les admiro.

Dr. Abré.- Su cinismo es insultante y despreciativo. ¿No se ha dado cuenta de que el papeleo determina la presión asistencial que sufrimos y el gasto sanitario?

Sr. Proyectus.- Lo sé… y le digo, ahora que nadie nos escucha, que yo en su lugar pensaría en largarme a un país que me ofreciese otras oportunidades.

Dr. Abré.- (Con asombro.) ¡Señor Proyectus! Viniendo de un responsable de la organización asistencial que sufrimos, ¿he de tomarlo como provocación o como consejo de amigo?

Sr. Proyectus.- Tómelo como eso último, Dr. Abré, y no sea masoquista. ¿No ve que no tiene tiempo para los pacientes y que por encima está poco reconocido y mal pagado?

Dr. Abré.- (Con gesto pensativo.) Haré caso de su sugerencia. Tengo muy buena preparación y domino el inglés, así que no me será difícil encontrar un país normal de acogida.

Sr. Proyectus.- Marcharse es la opción más inteligente. Lo de aquí no es para gente inquieta, pensante y bien intencionada como usted, que además no tiene aspiraciones políticas.

Dr. Abré.- Ingenuo de mí. Y yo que pensaba que iban a desburocratizar el sistema…

Sr. Proyectus.- ¡Pamplinas! A estas alturas, ¿aún no se ha dado cuenta de que cuanto más se habla es peor? Hágame caso y búsquese otros horizontes. Me lo agradecerá.
***
Poco o nada se ha conseguido en la lucha contra la burocracia médica, a pesar de plataformas y grupos anti-burocracia. Me recuerda el proyecto de mi ciudad de abrirla al mar, que ha conseguido cerrarla definitivamente. Otro tanto puede decirse de los intentos de desburocratizar el sistema sanitario: han servido para redoblar el papeleo. En la lista de distribución MEDFAM-APS, he leído un texto muy lúcido y esclarecedor del Dr. Julio Bonis, quien considera que nuestra Atención Primaria está concebida como ventanilla burocrática sanitaria. Una ventanilla que no resuelve los problemas reales, sino sólo los creados por la propia burocracia.

5 comentarios:

  1. Cuando hice mi SERUMS (servicio rural y urbano marginal), todos los pacientes me presionaban para que les prescribiera dias de reposo médico. Pero esta situación derivaba de la insana explotación a la que eran sometidos por las agro industrias locales. Al final me puse firme y me negaba a dar reposos médicos a quien no estuviera realmente incapacitado para laborar. Esto me valió ser injuriado y vilipendiado hasta en la radio local. Pero me mantuve firme.

    La ventaja que tuve, talvez, es que la ley y los reglamentos favorecían mi criterio, esa fue mi suerte durante ese año tan deleznable...

    ResponderEliminar
  2. Aquí no tenemos que prestar ese servicio especial, aunque quien más, quien menos, ha desempeñado su labor en el ya poco bucólico medio agrario y en el ruidoso y estresante medio urbano. En ninguno de los dos se puede escapar a la desquiciante burocracia y en ambos hay que enfrentarse a peticiones improcedentes de bajas laborales. En verdad, Tony, no sé si la "papelitis" y la vagancia son peculiaridades latinas, pero estoy seguro que perjudican económica y socialmente a toda la comunidad, y especialmente a los inocentes con espíritu emprendedor.

    ResponderEliminar
  3. Desgraciadamente , adía de hoy llevas toda la razón. Lo que llama aún más la atención es que siendo un problema de todos, sólo nos movilicemos unos pocos que somos tachados de quijotes ó de ingenuos . Los grandes cambios , en nuestra sociedad sólo vendrán cuando seamos capaces de vertebrar una posición mayoritaria en los grandes temas que frenan nuestro desarrollo. Pero ¡ay! si no somos capaces ni de que se unan las tres sociedades (?) que dicen representarnos..... así nos luce el pelo. No obstante , D. Quijote no se arredraba ante las grandes causas que le afectaban como caballero, así que seguiremos su ejemplo, por el momento. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Es verdad, amigo Antonio, que sólo nos movilizamos, o nos expresamos abiertamente, unos pocos, pero siempre ha sido así (y habrá de ser). Lo importante es que no nos quedemos todos paralizados, diciendo a todo amén. Ahora disponemos de un medio de comunicación no ha mucho inimaginable, inmediato y de largo alcance. La figura de Don Quijote simboliza el soñador extremo, pero a nosotros no nos toca luchar contra gigantes; nos basta combatir la estupidez en el campo sanitario. Me quedo en este caso con una frase del libro incomparable: "Todas las cosas tienen remedio, sino es la muerte". Un saludo y gracias por tu participación.

    ResponderEliminar
  5. Pues si los trabajadores necesitaban descanso porque estaban agotados y desquiciados de los nervios el médico debe ser compasivo y ayudarlos "burocráticamente" a descansar para mantener su salud física y síquica.

    Otra cosa es que la explotación laboral requiere otros abordajes des de otras instancias pero creo que Tony Chávez debiera haber visto la necesaria burocracia como un gesto de compasión y humanidad hacia esas familias. Burocracia que gracias al médico permite a las familias de los agotados(que no de los jetas) seguir proveyendo sustento a sus familias. Éso debía ser un honor para un médico y hacerlo sentir realizado y útil, de ningún modo un explotado o menospreciado.

    ResponderEliminar