martes, 16 de mayo de 2017

La voz más grande



El disco compacto comenzaba a relegar al vinilo cuando yo triunfaba como cantautora. Mi nueva grabación, apta para ser leída por un rayo láser, resultó musicalmente plena y estéticamente sublime, alejada de tanta zarandaja sonora. Llegó el éxito… ¡y la denuncia! Las melodías pertenecían a otra, LA VOZ MÁS GRANDE, según el gabinete jurídico defensor de sus intereses. “Ha de ser un error, o casual coincidencia”, pensé en vano. Mi abogado, y fan mío, defendió mi honorabilidad ante el juez que debía resolver con independencia. Intentaba salvar mi carrera de cantante y compositora, aspirante a destronar precisamente a esa gran vocalista. Pero perdí el juicio y, del disgusto, también la voz. 

Ahora, renacido el vinilo, acabo de saber que el juez era entusiasta de la gran diva de la música pop. ¡Ahhhhhhhh! Cambió mi vida por un fraude procesal. Empequeñecida, maldigo a ese fanático. ¡Y a LA VOZ MÁS GRANDE!


Simply The Best - Tina Turner

No hay comentarios:

Publicar un comentario