lunes, 5 de diciembre de 2016

Información para pacientes en la Red



Teniendo en la actualidad a Internet como principal fuente de información, acudimos a menudo a este universo virtual para buscar información sanitaria. Lo hacen los médicos y lo hacen los pacientes, lo hace cualquier usuario que tenga necesidad, curiosidad o alguna duda. La información es un bien necesario. Pero hay un peligro: que no sea fiable o que incluso sea tóxica (toxinformación). Y en cuestión de salud, la información sana es la que ha de prevalecer.

El motor de búsqueda que es Google nos abre las puertas a toda la información, buena, mala e intermedia. Y por la información sanitaria que nos proporciona, ha sido encumbrado con el calificativo de Doctor Google. Al parecer ha comenzado a funcionar un servicio Google específico, de información sanitaria, que la propia empresa reconoce como limitado. Además, existe un blog con este nombre, en el que se trata sobre los temas que giran en torno al ciberespacio sanitario, tales como fiabilidad informativa, cibercondría (hipocondría cibernética) o intrusismo cibernético. También hay blogs sanitarios que tratan de orientar a los desorientados pacientes, que se pierden en el infinito espacio informativo.

Es por lo tanto necesario un faro orientador de información médica a pacientes, una guía de consulta online propicia, desaconsejando en cualquier caso la búsqueda obsesiva –que puede llevar a la cibercondría referida– en Google, un recurso tecnológico que no discrimina entre lo positivo e lo negativo, que no discierne lo verdadero de lo falso. Y como punto de partida no está mal la luz que nos brinda la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc):


Aquí podemos encontrar sitios o espacios web con información fiable. Nos referimos a información sanitaria seria, sensata, fidedigna, de confianza, no tóxica, suficientemente segura (la información al paciente repercute en su seguridad), sin que todo su contenido haya de ser necesariamente infalible o indiscutible. La medicina es ciencia inexacta. Por supuesto, hay otros sitios fiables, incluidos blogs médicos de gran calidad, donde los usuarios pueden recibir información con toda garantía. Por los demás, cabe apelar al sentido común de los ciudadanos y confiar, aunque no ciegamente, en la mejora educativa de la población.
***
Entrada relacionada
Comunicación médica en la Red

Trust in me - The Jungle Book

No hay comentarios:

Publicar un comentario