viernes, 28 de julio de 2017

Con el altruismo por bandera



Al fin conseguí despojarme de mi egoísmo. ¡Estaba feliz de haberme unido a otros juristas generosos y admirables! Como la vida da tantas vueltas, en la última me había vuelto humanitario. Mareado de moverme en órbitas de ambición, decidí entonces cambiar el paso. Ya era uno de ellos. ¡Abogado sin fronteras! 

En los juzgados de lo social podía ayudar a los más desfavorecidos, necesitados e indefensos. Hacía uso del Derecho de la manera más noble. ¿Cómo? Asesorando a los que buscaban asilo, huyendo de la miseria o de la guerra. No me lamentaba por el dinero que dejaba de ganar. Los ojos que me sonreían agradecidos colmaban mis aspiraciones. ¡Cuánta alegría!... 

Pero hoy no puedo negar el desgaste, la propia fragilidad. Vuelvo a ser un abogado normal. He decidido no rebasar mi frontera, al menos por un tiempo. No soy un dios, soy humano. Y tengo que pagar mis deudas.
***
En medicina, el altruismo es un valor que realza la más humana de las ciencias. Opuesto al egoísmo, que parece innato en el ser humano, el altruismo implica una entrega desinteresada que ha de alcanzar el médico, de manera natural según unos o con una adecuada educación (ateniéndonos a los postulados de filósofos como Stuart Mill), asumiendo la ética que el ejercicio de la medicina implica. Significa buscar el bien ajeno (principio de beneficencia) sin esperar a cambio una ganancia. Una generosa entrega que dignifica al médico.


Imagine, de John Lennon, por Alex G ft Gustavo Cover

No hay comentarios:

Publicar un comentario