domingo, 21 de enero de 2018

Música y Naturaleza: Colaboración Radio Clásica (4)

Cortegada – Río Miño


En este cuarto capítulo radiofónico sobre Música y Naturaleza, de nuestra colaboración con el programa Longitud de onda, de Radio Clásica de RNE, nos hemos centrado en la música del agua, y particularmente en la de los ríos, como fuente de inspiración musical. Por eso lo hemos titulado "Melodías fluviales", intentando responder al siguiente cuestionario: 
  1. En el primer capítulo hablamos de una música del agua, pero ¿cuál es la verdadera extensión de la música acuática? 
  2. Sobre los ríos como fuentes de inspiración musical, y comenzando por los europeos, ¿qué obras resaltaríamos?
  3. Respecto a los ríos americanos, ¿qué composiciones son relevantes?
  4. De otras sonoridades fluviales, ¿qué podemos decir?
  5. Y para ilustrar este capítulo fluvial de música y naturaleza, ¿qué título elegimos? 


Hemos querido abarcar toda la música inspirada en las aguas dulces, en unas sonoridades que conforman una amplísima música acuática: tamborileo de la lluvia, fluir de manantiales y arroyos, ondulaciones de lagos y melodía de ríos, incluyendo cascadas y cataratas. Partimos de un preámbulo aclaratorio a las obras musicales inspiradas en las aguas dulces, seguimos con ejemplos de composiciones europeas, continuamos con composiciones americanas y finalizamos con las inspiración melódico-fluvial en otros continentes (Asia y África) y en ríos menores. Y como ilustración sonora nos decantamos por El Moldava, poema sinfónico de Bedrich Smetana. La descripción sonora del río que pasa por Praga y que acaba fundiéndose con el Elba nos parece inmejorable. 

Pinchar en "Las melodías fluviales" para acceder a la página de Longitud de onda. 
Activar botón play, y aprox. desde minuto 15:15 nuestra intervención.


Debemos citar también El oro el Rin (Das Rheingold, 1869), de Richard Wagner, primera de las cuatro óperas de su ciclo El anillo del nibelungo (Der Ring des Nibelungen). Y, además, otras dos obras representativas de los ríos de África y Asia que acabamos de descubrir: Cantata del río Amarillo (1939), de Xian Xinghai, y Vals del Nilo (1956?), pieza pianística de Ernesto Lecuona.

Oda al río Amarillo, de Xian Xinghai

viernes, 19 de enero de 2018

El abandono de la atención primaria



La AP es invisible. Y lo comprobamos todos los días en los correos que nos llegan del “Servicio de Comunicación y Relaciones Institucionales” de la Gerencia de Gestión Integrada, que más bien parece un medio de propaganda. Todas las noticias son hospitalarias. Pero, además, en los centros de salud comprobamos deficiencias que solo son salvadas por la voluntariedad de médicos y enfermeras.

  • No hay paneles informativos modernos (electrónicos), perviven obsoletos que precisan correcciones a mano. 
  • No hay un punto de atención al paciente (solo administrativos que recogen reclamaciones).
  • No hay celador para ordenar las salas de espera. 
  • Las escasas auxiliares de enfermería han sido convertidas en almacenistas, perdiendo absolutamente su función sanitaria. 
  • La falta de presupuesto y el abandono se evidencian en la inexistencia de mantenimiento de mobiliario y equipos informáticos. 
  • Los profesionales aguantan una presión asistencial desmedida, sin cobertura de ausencias ni estrategias asistenciales en momentos clave. 

Y en una situación deplorable del primer nivel asistencial, los gestores sanitarios siguen mirando hacia el hospital, que es lo que vende, cacareando los avances tecnológicos y olvidándose completamente de lo humanístico, la parte más importante de la medicina. El abandono de la atención primaria es absoluto. Pero mucha culpa la tienen los propios médicos de familia, desunidos y discrepantes.

La invisibilidad de la atención primaria se evidencia en el absoluto olvido de los centros de salud, y la chapuza como marca nacional...

Centro de salud sin cuidados y mantenimiento: un ejemplo de desidia

miércoles, 17 de enero de 2018

9º aniversario médico-melódico


9º ANIVERSARIO 
DE 
MEDICINA Y MELODÍA
¡9 años ya!, desde aquel 17 de enero de 2009
Y les damos las médico-melódicas gracias a todos nuestros seguidores

Celebrando además nuestra colaboración radiofónica sobre Música y Naturaleza, y como seguimos caminando, traemos En las estepas del Asia Central, cuadro musical de Alexander Borodin, con el melódico pasar de una caravana. 


Y estando en el primer mes del año, nada mejor que traer también "Enero" (Al lado del fuego), la primera pieza del ciclo Las estaciones de Tchaivokvsky.

domingo, 14 de enero de 2018

De catarros y gripes


La gripe dura siete días con tratamiento; y sin tratamiento, una semana.


EL CATARRO Y LA GRIPE: UN PROBLEMA DE TODOS LOS INVIERNOS

Todos los años, por estas fechas, las consultas médicas se llenan de pacientes con infecciones de vías respiratorias altas (nariz y garganta), producidas por microorganismos o microbios, principalmente virus. En ellas incluimos el catarro (resfriado común) y la gripe. Estamos, como siempre, en tiempo de catarros...

Generalmente, las infecciones respiratorias altas son benignas o autolimitadas, y el tratamiento es meramente sintomático. Es decir, nos limitamos a aliviar o paliar los síntomas, locales (obstrucción nasal, tos, dolor de garganta) y generales (fiebre, cefalea, dolor muscular, malestar general). Carecemos de tratamientos curativos.

En los catarros o resfriados predominan los síntomas locales, y si hay síntomas generales son leves. En cambio, la gripe se manifiesta con intensos síntomas generales que pueden ser incapacitantes e impedir la actividad laboral. Cuando no hay un límite claro catarro-gripal, solemos hablar de síndrome gripal.


LOS MOLESTOS SÍNTOMAS: TRATAMIENTO SIMPLE Y CON PACIENCIA

Es indudable que los mocos son muy molestos por la obstrucción nasal que producen, pero no son razón para dramatizar y acudir de urgencia a un centro sanitario (algo cada vez más habitual). La obstrucción nasal se trata con descongestivos nasales, siendo lo más sencillo aplicar suero fisiológico. 

La tos molesta puede ser tratada con un antitusivo, y para el dolor y la fiebre usamos analgésicos con efecto antitérmico, como aspirina o paracetamol. Así de sencillo. Con el correspondiente aporte líquido (incluyendo infusiones o calditos) y el necesario reposo cuando la sintomatología así lo aconseja. 

Y paciencia, claro, como se deriva del dicho que encabeza este escrito.


LAS RECOMENDACIONES GENERALES, ANTICATARRALES Y ANTIGRIPALES

Por último, aconsejamos imponer el sentido común en esta época invernal de habituales epidemias catarrales, para huir de temores infundados y torpes apresuramientos. Sin olvidar la prevención gripal en grupos de riesgo, mediante la correspondiente vacuna (esperando que sea adecuada y efectiva), o la general de infecciones respiratorias mediante lavados de manos para evitar contagios, ni la posibilidad de complicaciones en pacientes crónicos o de edad avanzada, que pueden precisar tratamientos complementarios, incluso hospitalarios. 

Este sería nuestro mensaje general: tranquilidad a los pacientes, responsabilidad a las autoridades sanitarias y profesionalidad a los medios de comunicación. Porque no son recomendables las consultas inmediatas por síntomas menores (pensemos en el hacinamiento en las salas de espera, centros de difusión de las infecciones respiratorias), ni los mensajes oficiales equívocos, ni el tremendismo informativo. 

Es necesaria la educación sanitaria de la población, de modo continuado, y no solo por este motivo que hoy acapara nuestra atención. No queremos una sociedad neurotizada por procesos catarrales que saturan los servicios de urgencia año tras año. Por el contrario, deseamos una población capaz de asumir el tratamiento sosegado de las pequeñas dolencias. Una población activa y saludable.
***
Enlace externo:
Tratamientos de resfriados y gripes

Los catarros no bajan

¿Tengo una gripe o un catarro?
(pinchar para acceder a vídeo)

viernes, 12 de enero de 2018

Comité de Ética Médica, apertura y cierre


Coincidiendo con la edición de nuestro "Decálogo ético para una buena medicina", recibimos un email con la notificación de que nuestra candidatura al Comité de Ética Asistencial ha sido desestimada, por segunda vez. ¡Qué le vamos a hacer! Nuestro gozo en un pozo... Pero queremos dejar constancia de la propuesta, de nuestro escrito y de la resolución final, que hemos de acatar, suponiendo la transparencia y aunque desconozcamos las valoraciones que se han hecho.

Nota.- Buena parre del texto que sigue está en gallego, y aunque no creo que haya demasiada dificultad de comprensión para los no gallegohablantes, siempre queda el recurso del traductor automático.

1. CONVOCATORIA PARA RENOVAR COMITÉ DE ÉTICA ASISTENCIAL (CEA)

Estimados/as compañeiros/as,

Dirixímosnos a todos vós en nome do Comité de Ética Asistencial (CEA). (...) 
En 2014, seguindo as directrices do SERGAS, o CEA incorporou novos membros da nosa Área Sanitaria sen distinción entre Atención Primaria e Especializada. Pasaron xa tres anos desde a última renovación do Comité de Ética Asistencial (CEA) polo que procede renovar e cubrir as vacantes que neste momento existen. O noso comité está composto actualmente por 20 membros, que imos ampliar a partir da convocatoria que se formaliza a través desta comunicación. No momento actual hai 6 vacantes que se deben cubrir.

Por isto convocamos a todo o persoal da EOXI de Vigo que estea interesado en pertencer ao CEA a solicitar a súa admisión neste, animando especialmente aos profesionais dos ámbitos que ata agora non se atopaban representados nel. (...) 

Fdo. Presidente y Secretario CEA-EOXI 

2. PRESENTACIÓN DE CANDIDATURA

Quero mostrar o meu interese en formara parte do Comité de Ética Asistencial. Xa o fixen noutra proposta anterior, sendo rexeitado sen razóns (éticas) convincentes.  Primeiro, porque no ámbito da atención primaria hai un baleiro importante neste espazo humanístico tan importante no eido da medicina. Segundo, porque sempre me ten motivado a ética, sendo un dos principais temas no meu blog de Humanidades Médicas e Música. Terceiro, porque formo parte dun grupo de traballo do Plan Estratéxico 2017-2021 relacionado coa comunicación, cuestión fundamental na bioética. Por outro lado, a miña formación é maiormente autodidacta, anque teño asistido cursos e reunións que incumben ao campo da ética médica (adxunto arquivo coa relación dos mesmos), e no meu blog “Medicina y Melodía” hai numerosas reflexións bioéticas, en xeral sustentadas en fontes bibliográficas ben fundadas, baixo a etiqueta “bioética médica”. Entre elas, as referidas a continuación: 
  • Compromiso ético del médico 
  • Dilemas éticos en Atención Primaria 
  • Eutanasia 
  • En torno al aborto 
  • Prescripción privada, asunción pública 
  • Sobre el charlatanismo médico 
  • La salud robada 
  • Un revoltijo de ética médica 
  • Sobre la humanización asistencial 
Son estas as razóns que podo argumentar en apoio da miña candidatura.

Fdo. JMBF (adxuntando curriculum de bioética)

3. DESESTIMACIÓN DE CANDIDATURA*

Estimado  José Manuel:   

En la última reunión ordinaria del Comité de Ética Asistencial del pasado 30 de Noviembre se procedió a la elección de los nuevos miembros para cubrir las plazas vacantes del mismo. Te agradecemos enormemente tu interés pero por desgracia el número de plazas es limitado y lamentamos comunicarte que en esta ocasión no has resultado designado al haber ya miembros del CEA de un área o disciplina profesional similar a la tuya. 

Con la confianza de que en el futuro podamos establecer algunas líneas de colaboración con las personas que estáis interesadas en la Bioética Asistencial, te reiteramos de nuevo las gracias por tu interés, poniendo el CEA a tu disposición y a la de las compañeros y usuarios del SERGAS que lo consideres oportuno.
***
*Ya es la segunda vez, y la respuesta (ahora en castellano, no en gallego) de "copio y pego". Así que continuamos nuestra labor bioética desde nuestra isla personal, a nuestro pesar al margen de los CEA...

miércoles, 10 de enero de 2018

El eterno problema de las urgencias



¿Qué es una urgencia médica?

lunes, 8 de enero de 2018

Inesperado dilema


La pregunta capital del verdadero corruptor de menores: “Y tú, ¿qué quieres ser de mayor?”. Rafael Sánchez Ferlosio.

Abuelo y nieto jugaban al balón. De pronto, el niño de seis años retuvo la pelota y sorprendió al veterano experto en derecho procesal: «¿Qué hace un abogado, abuelo?». Podría decirle que se dejase de zarandajas, pero su curiosidad merecía una respuesta adecuada. «Un abogado ayuda a otras personas que no saben de leyes a salir de apuros», le respondió para seguir jugando. Doblado por el dolor causado por una hernia de disco, ansiaba otro pase. «¿Y cuánto ganan los abogados?», quiso saber el rapaz. No tardó el viejo en contestarle: «En general, lo suficiente para vivir con independencia». Recién retirado, aún creía estar entre legajos, con una cartera de clientes, resolviendo pleitos, tratando de convencer con su oratoria a jueces y jurados. Observó al posible aspirante a letrado y añadió: «¡Mucho menos que los futbolistas de primera!». Y el niño se quedó absorto contemplando el balón... Comenzaba a dudar.
***
Pasemos del Derecho a la Medicina. A la pregunta "¿Quieres ser médico de mayor?", parece que los niños, en general, no suelen tener en mente la profesión médica entre sus preferencias; aunque las chicas se decantan en mayor medida por profesiones relacionadas con la salud. Ellas manifiestan una mayor inclinación hacia actividades que implican altruismo y vocación de servicio; los chicos hacia las que aportan reconocimiento social, algo que la medicina ha ido perdiendo. Definitivamente, los tiempos han cambiado... y mucho. 


Dilemma - Nelly ft. Kell Rowland

sábado, 6 de enero de 2018

Diálogo de vasallos el Día de Reyes Magos


Finalmente, una propuesta verdaderamente Real:

jueves, 4 de enero de 2018

Decálogo ético para una buena medicina


Donde hay amor al hombre en cuanto a hombre (Philantropie), hay también amor en el arte de curar (Philoteknie). Hipócrates

Examinando lo que llevamos escrito y analizando la realidad médica en la que nos movemos, inmersa en un revoltijo ético (un verdadero mar agitado en el que hay que tomar decisiones entre inmensas olas), decidimos sentenciar, a nuestra manera, un decálogo ético, en forma de ideario, a modo de aquel otro "decálogo del médico general" que enlazamos al final. Aun sabiendo que es fácil enunciarlo y no tan sencillo seguirlo, aquí lo dejamos con el mejor propósito.

1. Atenerse primeramente a los principios de la ética médica.

2. Sustentarse en un compromiso ético que dé apoyo al ejercicio médico (si queremos, elevándolo en forma de plegaria sanitaria apropiada a nuestro tiempo).

3. Intentar ser médico bueno antes que buen médico (quizá nos ayuden los buenos ejemplos), asumiendo que primero es el enfermo y después la enfermedad.

4. Estar dispuestos a afrontar los dilemas éticos diarios, que no son pocos.

5. No realizar más intervenciones médicas que las necesarias, evitando el excesivo control de salud que convierte a pacientes en víctimas de salud.

6. Oponerse en la medida de lo posible a la medicalización de la vida, que incluye la interesada creación de enfermedades, y que nos lleva a la expropiación de la salud.

7. Asumir las limitaciones de la medicina y reconocer los errores, pero a la vez combatir el charlatanismo médico y las pseudociencias en defensa del paciente. 

8. No olvidar el cuidado de "lo invisible", aquello que está detrás de lo meramente orgánico y que supone la parte más humana de la medicina.

9. Tener en cuenta a otros profesionales sanitarios, cuya empatía es muy necesaria.

10. Recordar que la humanización asistencial requiere una mentalidad positiva (sí, ante todo hay que mantener la ilusión).

Por último, no hemos de olvidar la existencia del Comité de Ética Asistencial (CEA), definido como “órgano consultivo multidisciplinar competente en bioética, que delibera y puede ser consultado para ayudar en la toma de decisiones sobre cuestiones de valor que se dan en el ámbito de la asistencia sanitaria”. Aunque pensamos que en nuestro medio los comités de ética asistencial se circunscriben demasiado a lo hospitalario y, por experiencia, dudamos de su efectividad.
***
Entrada relacionada en blog

martes, 2 de enero de 2018

El doloroso ejercicio de la medicina


La medicina no es una profesión fácil. Es más, su ejercicio se ha complicado mucho en las últimas décadas. Tanto es así que muchos veteranos ansían el retiro, y si pudiesen volver atrás escogerían otra senda profesional. Es demasiado triste. Pero además no son pocos los médicos jóvenes que renuncian apenas comenzada su andadura, hastiados de las malas condiciones de trabajo, del maltrato de sus superiores y de los políticos de turno; en definitiva, del escaso o nulo reconocimiento a su labor. Un ejemplo es el de Adam Key, ginecólogo que dio testimonio escrito en This is going to hurt you (Esto te va a doler), por las presiones a las que estaba sometido. Tras abandonar la medicina, se dedica serenamente a escribir comedias, sin el anterior estrés.

Son casos en los que la aversión a la profesión supera el amor al arte médico (vocación), y el placentero ejercicio de la medicina se vuelve doloroso.

Y es que por muy digno que sea el desempeño de la medicina, por muy humana y satisfactoria que sea la contribución a aliviar el malestar ajeno, todo tiene su límite; un límite que se acorta cuando otros te perjudican, poniendo en mayor riesgo la vida de las personas que debes tratar y, además, perjudicando tu propia salud. Por eso es de agradecer que se cuenten experiencias personales como ésta, para que sean de conocimiento público y, sobre todo, para que quienes tengan en mente elegir la senda hipocrática conozcan el medio en el que se habrán de desenvolver y no se lleven a engaño. Pues la oportuna información facilita la adecuada decisión.

Pero, a pesar de todo, la medicina es seguramente el más digno oficio...

Ser médico

domingo, 31 de diciembre de 2017

Hacia un nuevo amanecer... ¡Feliz 2018!



Puesto que nuestra despedida de 2016 (con deseo de feliz entrada a 2017) fue un tanto cabizbaja, creemos más grata la del amanecer de 2015 o la repleta de buenos deseos de 2014. Nada mejor entonces que reiterar aquellos buenos deseos…

  • Trabajo de calidad para todos y pensiones garantizadas. 
  • Justicia universal sin distinguir condición. 
  • Vivienda digna y stop a los desahucios. 
  • Eliminación de la corrupción y freno al despilfarro. 
  • Fin de la violencia de cualquier tipo. 
  • Funcionamiento óptimo de los servicios sociales. 
  • Mejora educativa real y del civismo. 
  • Freno a la contaminación ambiental. 
  • Despegue económico significativo y del bienestar social. 
  • Sanidad justa, responsable y satisfactoria. 

…y añadir oportunamente otros dos, que también a todos nos afectan y que atañen a los ámbitos medioambiental y convivencial:

  • Cese de los incendios forestales intencionados.
  • Convivencia en paz y hacia el progreso de los pueblos hispanos.

Ahora, aguardando la despida del Año Viejo y la entrada al Nuevo Año, traemos "La Mañana" del Peer Gynt de Edvard Grieg, cantos de pájaros incluidos. 

¡FELIZ 2018!

miércoles, 27 de diciembre de 2017

La creciente dependencia médica

Fuente: 10 mitos de las salas de emergencias

El médico de cabecera recibe todo el malestar social. Y desde su privilegiado observatorio se pregunta dónde está la sociedad del bienestar.
@xoselbrea


Que existe cada vez más demanda médica es un hecho incuestionable. Y tal vez el indicador principal sean los modernos PAC, o Puntos de Atención Continuada, sucedáneos de los clásicos Servicios de Urgencia Extrahospitalarios. Cualquiera con un mínimo de memoria histórica sanitaria advertirá el número de usuarios que acudía cuando éstos eran los centros de atención urgentes y, quizá con una exclamación concluyente, el muy superior (acaso diez veces más) desde que aquellos se impusieron por decisión de los gestores sanitarios.

Ciertamente, la población ha envejecido y la demanda creciente se puede justificar en parte por razón etaria. También los problemas sociales se han multiplicado y, en consecuencia, los trastornos de salud mental. Pero creemos que hay una razón fundamental para explicar este fenómeno que entra en el ámbito de la sociología de la salud: la medicalización de todos los aspectos de la vida, fomentada desde sectores interesados y favorecida por las autoridades sanitarias, de modo paternalista y contraproducente. Las masas son muy manipulables.

Veamos los efectos en la práctica...

Nada más entrar en el turno de sábado de PAC, a las ocho de la mañana, en víspera de Nochebuena, la sala de espera ya estaba medio llena. Con mirada retrospectiva, uno pensaba: años atrás, podía haber tres o cuatro personas; después ya era diez; a continuación, quince; y ahora veintitantas. ¿Cómo se puede explicar esto? Llegan días festivos señalados y la gente tiene miedo de que el catarro vaya a más, que la cistitis no se resuelva enseguida, que el dolor de la artrosis la limite, que, en definitiva, no pueda disfrutar de las celebraciones navideñas como es debido.

Conforme la mañana pasa y los pacientes son atendidos, el listado de la "agenda de sala" permanece en una media que no parece disminuir nunca. Un sinfín de consultas banales o simples naderías acaparan el tiempo de una minoría con problemas de alguna relevancia. Incluso los avisos domiciliarios se suceden como nunca antes. Familiares de personas de avanzada edad, con demencia, Parkinson, trastornos del aparato locomotor, patologías múltiples, avisan a la mínima perturbación, temiendo que les vayan a chafar estos días señalados.

Ya en las últimas semanas advertimos el incremento de demanda de consultas y de petición de análisis, antes de viajar a los diferentes lugares de origen, con el fin de marchar con la seguridad de que el organismo andaba bien, en buenas condiciones para afrontar los excesos propios de estas fechas. Sin duda, este singular comportamiento obedece a una cuestión cultural (aparte de problemas sociales que no cesan y desbordan la atención primaria), que lleva al aprovechamiento desmedido de un servicio público que entre todos hacemos peligrar.

La imprudencia, la ignorancia y el temor forman un cóctel explosivo...

Sin barreras asistenciales ni educación sanitaria, con estímulos interesados y el miedo metido en el cuerpo y en el alma, la mezcla de factores determinantes del exceso de demanda asistencial explica la inconveniente situación. Pero el sentido común nos quiere llevar por otros derroteros, de sosiego, prudencia y seguridad, que se nos hacen a cada paso una utopía cada vez más lejana.

La gente vive más años, sí, pero nos atrevemos a decir que menos felizmente, con una carga de ansiedad que no tenían las anteriores generaciones, menos favorecidas. Se le ha metido a la población tal carga de preocupación por la salud que, a la mínima, la gente acude de urgencia a los centros de salud y a los PAC con una premura increíble, inusitada en un tiempo no tan lejano, cuando se estilaban los servicios de urgencia extrahospitalarios, cuya función era más precisa.

Un ejemplo ilustrativo de la preocupación social. Es frecuente que al médico le reclamen la tarjeta sanitaria que tiene introducida en el teclado, y que precisa para desbloquear el sistema de acceso al programa informático del servicio de salud. Como apenas se diferencia de la del usuario, éste piensa que es la suya. Cuando el médico no se le ha pedido ni él la ha entregado. Esto dice mucho del nivel de desasosiego, del nerviosismo, de la desatención, del estrés social reinante.

Y en este contexto paradójico de malestar social, en una sociedad del bienestar, se pide que los pacientes actúen con responsabilidad...